CASA EN LA ARENA

2015, Los Vilos, Chile

On Hold

La belleza natural de Ocho Quebradas es sublime. 

Sinuosas dunas que se elevan y descienden mezclándose con la exhuberante vegetación desértica que pobla las quebradas. Una gran cantidad de especies nativas conviven con vibrante fragilidad...

Matías Zegers

Jefe de proyecto: Andrea del Pedro Pera

La belleza natural de Ocho Quebradas es sublime. 

Sinuosas dunas que se elevan y descienden mezclándose con la exhuberante vegetación desértica que pobla las quebradas. Una gran cantidad de especies nativas conviven con vibrante fragilidad entregando sus olores característicos con el movimiento de sus ramas en el viento.

Como en un campamento, un grupo de formas básicas se agrupan al rededor de un área común; el centro de la vida y encuentro entre las personas y la naturaleza. 

Los cuerpos independientes albergan las distintas partes del programa y servicios básicos.

 

La relación entre estos cuerpos es cuidadosamente determinada por los distintos requerimientos para cada recinto; privacidad, exposición solar, vistas cercanas y lejanas y dirección de los vientos.

 

Las formas básicas de hormigón emergen desde las dunas a medida que el paso se hunde en la arena. El acceso al conjunto es entre pasadizos estrechos entre las construcciones. Los volúmenes independientes definen de manera ingénua un espacio protegido del viento y la vastedad; el patio central. En los volúmenes, límite entre el interior y el exterior es ambiguo incentivando la proyección de la vida hacia el exterior.

 

La crudeza y rigidez de los muros de hormigón lavado contrastan con la suavidad de la arena que a veces ocupa por completo los espacios interiores y en otras se asoma tímidamente al interior. Con el paso del tiempo, el viento y los elementos, las construcciones tomarán los colores del entorno y posiblemente formarán parte, de manera respetuosa de un nuevo paisaje.